Comentarios desactivados en Pregunta AndroidModo: ¿Qué es Near Field Communication [NFC] y cómo funciona?

Pregunta AndroidModo: ¿Qué es Near Field Communication [NFC] y cómo funciona?

La introducción de Google Wallet fue lo que desencadenó toda esta curiosidad sobre NFC, o Near Field Communication por sus siglas en inglés. Inicialmente parecía muy bueno para ser verdad. Es mágico, es difícil de creer; pero esta tecnología no es nada nueva ya que los pagos inalámbricos existen desde el 2003. La idea detrás de Google Wallet es “pagos sin contacto físico”, donde puedes utilizar tu teléfono como tarjeta de crédito, sin embargo, esta es una de las tantas maneras en que NFC puede ser utilizado en la vida diara, de hecho, apenas estamos arañando la superficie en relación a lo que es posible implementar con esta tecnología.

Google no es la primera compañía que se aventura en el NFC, pero gracias a su poder y dominancia del mercado, podría ser la compañía en impulsar su adopción masiva. ¿Qué es todo esto de NFC? ¿Es una simple tecnología en prototipo sin futuro? ¿Es Google el único que le da impulso? Después del salto encontrarás todo lo que siempre has querido saber sobre NFC y por qué queremos que llegue a nuestros teléfonos tan pronto como sea posible.

¿Qué es Near Field Communication?

NFC es un descendiente de la tecnología RFID (Identificación de Radio-frecuencia) patentada por Charles Walton en 1983. NFC permite a dos dispositivos con chips integrados comunicarse entre ellos y transmitir pequeños paquetes de datos cuando se encuentran cerca. Esta data puede abarcar desde información de tarjetas de crédito, hasta cupones, tickets o imágenes.

Todo comienza con RFID. Estos chips están instalados en items que usamos casi todos los días. La mayoría de los productos en las tiendas están identificados con un chip RFID, también los identificadores de animales, pasaportes inteligentes, entre otras cosas. Es muy posible que hayas visto uno de estos chips pegado de algún producto en tu farmacia local. NFC está basado en la misma tecnología que RFID, por lo que es fácil confundirlas. NFC usa los mismos chips, pero le agrega el poder del cómputo. Es por tal razón que integrarla a los smartphones es tan importante, lo cual requiere del hardware apropiado: antena, controlador; y el software (sistema operativo).

Google Wallet es el mejor ejemplo de la mezcla entre hardware y software NFC. Wallet es una aplicación para Android (disponible sólo por ahora en el Nexus S de Sprint) que almacena versiones virtuales de tu tarjeta de crédito, tarjetas de regalo y cupones. Al ejecutar la aplicación, puedes introducir tu código PIN y luego acercar el dispositivo a un terminal de pago para pagar por un producto. Sin embargo, es muy importante destacar que nada de esto sería posible si el Nexus S no tuviese un chip NFC integrado. Este chip es la clave del asunto.

Las posibilidades de la tecnología NFC las podemos dividir en 3 partes:

Modo emulación de tarjeta: similar a lo visto en Google Wallet: el teléfono se convierte en una tarjeta de crédito sin contacto físico. Podrías tener tu Visa o MasterCard disponibles para pagar donde quieras. Su formato plástico ya no sería necesario.

Modo lector: le permite al teléfono leer etiquetas RFID pegadas en productos, estanterías, anuncios publicitarios, entre otros. Por ejemplo, podrías acercar tu teléfono a un poster de una película y ver el trailer correspondiente en tu móvil.

Modo peer to peer (p2p): permite la comunicación entre dos dispositivos con chip NFC. Por ejemplo, podrías realizar un pago a un amigo con tan sólo acercar los teléfonos, o transmitir una canción completa en un par de segundos. Este modo también podría usarse para realizar partidas multijugador en juegos que soporten esta modalidad.

NFC funciona de forma similar a Bluetooh, ya que ambas tecnologías consisten en transmisiones de información a corto rango via ondas de radio, sin embargo, la tecnología NFC es mucho más rápida, pero no soporta distancias mayores a 4 o 5cm. Por otro lado, a diferencia de Bluetooth, los chips NFC aún no se encuentran integrados en la mayoría de los smartphones, por lo que podrían transcurrir algunos años hasta que su adopción en el mercado se haga masiva. Se estima que para el 2015, por lo menos el 30% de los smartphones dispongan de algún tipo de tecnología NFC embebida de fábrica.

¿Qué puedo hacer con NFC?

En la teoría, las posibilidades son infinitas. Del listado a continuación, algunas están en desarrollo y otras en producción:

  • Enviar información de un dispositivo a otro al instante
  • Monitorear tu salud
  • Adquisición de tickets para trenes, aviones, transporte público, etc
  • Desbloquear puertas de hoteles, vehículos, etc
  • Iniciar sesión en redes wi-fi
  • Iniciar una videollamada o conferencia
  • Reemplazar tarjetas de descuento por cupones móviles
  • Realizar pagos con mis tarjetas de crédito virtuales

¿Es NFC seguro?

Ya que usaremos esta tecnología para realizar transacciones que implican la transmisión de data sensitiva de un punto a otro, esto genera cierta desconfianza en el público debido a que los dispositivos “podrían” ser vulnerables a ataques de suplantación de identidad. ¿Cómo podríamos estar seguros de que nuestra información no será robada cuando acerquemos nuestro teléfono a uno de los receptores? Ya lo hemos visto con tarjetas de crédito comunes y lo mismo podría ocurrir con la tecnología NFC; esta es una de las razones por la cual su adopción ha sido tan lenta. Al final de cuentas, ningún sistema de pago es seguro, y NFC aún no es la excepción.

Compañías como Samsung, Visa, MasterCard y por supuesto, Google, están trabajando duro para elevar los niveles de seguridad y reducir el riesgo al mínimo. Por ejemplo, con Google Wallet, la información de las tarjetas de crédito se encuentra encriptada y almacenada de forma separada al sistema operativo en un chip resistente a manipulaciones. Esta información sólo puede ser accedida por programas específicos previamente autorizados. Como medida adicional, Google ha implementado un sistema de tres códigos PIN, necesarios para que una transacción pueda ejecutarse: primero para desbloquear el teléfono, luego para entrar a Google Wallet y otro para completar la transacción. Los fabricantes necesitan que este medio de pago sea seguro, de lo contrario no habrá incentivo en utilizarla.

¿Cuánto falta para poder usar NFC en mi día a día?

Tal como lo mencionamos anteriormente, es muy probable que cada día veamos más y más dispositivos equipados con NFC. Para Android ya disponemos del Google Nexus S y el Samsung Galaxy S II. HTC está trabajando en integrar chips NFC a sus nuevos dispositivos en los próximos 12 meses.

Nos guste o no, la tecnología NFC llegó para quedarse. No es obligatoria, y seguramente seguirá existiendo el efectivo, cheques y tarjetas, siendo NFC un medio alternativo de pago y transmisión de datos. Aún hay algunos detalles que pulir en relación a la seguridad y costos de implementación, pero su llegada al mercado masivo es inminente. ¿Y tú, estarías dispuesto a adoptar NFC como tu medio de pago principal? ¿Qué uso consideras el más interesante?

[Fuentes: Wikipedia, NFC-Forum, Engadget]

Los comentarios están cerrados.